Malasia consta de trece estados y tres territorios federales y tiene una población superior a los veintisiete millones de habitantes. El país está distribuido en dos regiones por el mar de la China Meridional. La Malasia Peninsular se encuentra en la península malaya y limita con Tailandia y Singapur. La Malasia oriental, está situada en la zona septentrional de Borneo y limita al sur con Indonesia y al norte con Brunéi.

En los viajes a Malasia no debemos dejar de visitar su capital, Kuala Lumpur, donde todo gira en torno a las Torres Petronas. Además podremos perdernos en lugares como George Town, situado en el noroeste de la Isla de Penang y  nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2008, junto a Malacca, al sur del país, debido a ser los dos enclaves portuarios más históricos del estrecho de Malaca. Como contraste, a más de 1.500 metros sobre nivel del mar, en la principal cadena montañosa de Malasia, se sitúa uno de los lugares más fértiles del país: Las Tierras Altas de Cameron o Cameron Highlands.

Otra de las experiencias que podemos vivir en nuestros viajes al Sudeste Asiático, la encontraremos en el estado de Sabah, en la costa este de la isla de Borneo, que ofrece fantásticas extensiones de ecoturismo. El centro de Rehabilitación de Orangutanes de Sepilok es parada obligada. Recorreremos el río Kinabatangan en busca de animales salvajes.

Singapur, junto con Hong Kong, Corea del Sur y Taiwán, está considerado como uno de los “cuatro tigres asiáticos”. Su puerto marítimo es el que maneja mayor volumen de carga anual, tanto en tonelaje como en número de contenedores del mundo. Sin duda recomendamos una escala en el camino, a la ida o al regreso de su viaje a Indochina, en Singapur. Se trata del cuarto centro financiero más importante del mundo. La ciudad es un auténtico jardín, con un gran desarrollo y unos centros de entretenimiento fantásticos.


Malasia y Singapur
Mapa